martes, 7 de enero de 2014

CÓMO TAPIZAR UNA SILLA

Una forma rápida, fácil y poco costosa de cambiar el aspecto de una silla es cambiando la tela del tapizado.

 

Si me acompañas en este post verás lo fácil que es. Vas a necesitar una grapadora, unos alicates y un juego de puntas de destornillador, el de cabeza plana para levantar las grapas antiguas y el de cabeza estrellada por si los tornillos que sujetan el asiento a la silla asi lo requieren y por supuesto un retal de tela.
  • Lo primero que tienes que hacer es desatornillar los tornillos que sujetan el asiento a la estructura de la silla.

  •  Una vez el asiento propiamente dicho suelto, procedemos a quitar las grapas de la tela que proteje la parte trasera de la silla, aqui vas a necesitar un quitagrapas o un destornillador de cabeza plana para poder levantarlas y unos alicates para poder quitarlas.

  •  Ahora podrás medir con exactitud la cantidad de tela que se lleva la silla, midiendo el alto y el ancho en su totalidad, incluido lo que dobla por debajo de la silla. Corta un trozo de tela igual. Normalmente una silla se suele llevar un cuadrado de tela de 60 por 60 cm.
  • Si vas a tapizar varias sillas y la tela escogida es un toile de jouy, procura que las escenas pastoriles típicas en esta tela te queden centradas, si es un estampado de flores no es imprescindible que vayan tapizadas todas las sillas iguales, si vas a tapizar con listas lo suyo es que vayan todas las sillas iguales, pero sobre gustos, los colores.
  • Centra el trozo de tela sobre el asiento.
  • Una vez centrada la tela, le das la vuelta con cuidado que no se mueva. Empieza a grapar los cuatro lados del asiento, tensando la tela.
  • En las esquinas, forma un pequeño pliegue y pon grapas.

  • Ahora pon encima la tela que protegía la parte posterior de la silla. Pon grapas.

  • Por último vuelves a poner los tornillos y listo.

Ya ves lo fácil que es cambiar el aspecto de una silla.