jueves, 11 de octubre de 2012

FALDA DE CAPA PARA CAMILLA REDONDA

En Andalucia cuando llega el frío nos gusta sentarnos alrededor de una mesa de camilla redonda y tener debajo un brasero, antiguamente este brasero era de carbón, en la actualidad y salvo en los pueblos del interior donde se sigue usando, lo hemos cambiado por el brasero eléctrico.
Aunque tengo dos publicaciones de mesas de camillas con tablas y mesas de camilla con fuelles, éstas faldas son para mesas rectángulares y no en todos los hogares las mesas son de esta forma, por esta razón hoy os hablo de la FALDA DE CAPA PARA CAMILLA REDONDA.



¿QUÉ NECESITAMOS?:
  • Mediremos el diámetro, es decir, medimos el ancho por el centro y de un lado hasta el otro lado.
  • Su altura desde el borde de la mesa hasta el suelo.  
  • Para calcular la cantidad de tela sumaremos dos veces la altura más el diámetro y añadiremos unos 10 cm para dobladillo.
  • Siempre que compremos telas de tapiceria debemos de preguntar si hay que mojarla antes, por su composición alta en algodón.  
CÓMO HACERLA:

 Sobre una superficie plana y lo suficientemente grande para que podamos trabajar, ponemos la tela doblada por la mitad con los derechos hacia su interior. Marcamos el centro y con la ayuda del metro o de una cuerda puesta en el punto central vamos marcando con un jaboncillo de modista o un lápiz la longitud del radio, es decir, la mitad de la falda que sería la línea de dobladillo para luego y desde esta linea  marcar la longitud del mismo, cortaremos por la segunda línea las dos capas de tela.


 Pasaremos hilo flojo por la marca de la línea de dobladillo, éste consiste en dar una puntada siguiendo la linea marcada, dejando una presilla grande y suelta en cada puntada, separamos las dos capas de tela y cortamos los hilos.
Otra forma de marcar las señales es con papel calca y un rodillo, pasándolo por la línea que hemos hecho con el lápiz o el jaboncillo. 
Sobrehilamos el contorno y hacemos el dobladillo bien a máquina bien a mano.