sábado, 24 de enero de 2015

CÓMO FORRAR UN CABECERO

 Hubo una época en la que los cabeceros de tela estaban presentes en la decoración de los dormitorios coordinados con el resto de la decoración, su uso fué sustituido por los cabeceros de madera, ya que tienen un pequeño inconveniente no se pueden limpiar a fondo y con el roce de la cabeza acabamos manchando la tapiceria del mismo.
En la actualidad buscamos un ambiente cálido, original, minimalista en nuestras zonas de dormir. Huimos de lo repetitivo, de lo standard, queremos piezas únicas y esto lo podemos conseguir con bajo coste en nuestra economía con los tejidos.
 Hoy quiero enseñarte cómo puedes forrar un cabecero y desmontarlo con facilidad para poder lavarlo siempre y cuando la tela te lo permita, es muy importante saber la composición de la tela antes de hacer la funda del cabecero.


A simple vista parece un cabecero forrado, pero si me sigues leyendo vas a ver que es una funda confeccionada con velcro.
  • Medidas, los cabeceros suelen tener forma rectangular y el tamaño varía según el gusto de cada uno. Cómo norma un cabecero suele medir de alto 100 cm. y de ancho hay quién prefiere que sobresalga del colchón y quién prefiere la medida justa del mismo.
  • Tejidos, si te gusta el algodón y éste es puro sin mezclas, moja la tela antes de confeccionar la funda, compra unos 25 cm. más de los necesarios porque suele encoger, linos, piel, polipiel, napa, cuero, cualquier tejido te puede servir siempre que sea resistente.
  • Cómo hacerlo, mide el alto y ancho del mismo, si tiene forma, es decir que no es una línea recta, puedes sacar la plantilla sobre un papel, para ello prende el papel sobre el cabecero y dibuja el contorno, deja 2 cm. de margen de costura, tiempo tienes de recortar el margen cuando hagas la prueba del mismo. Si tuviera platabanda o fuelle mide el ancho y el largo.
Este era el cabecero antes de la reforma:


* Tiene 150 cm. de ancho por un alto de 104 cm.
* Se compró 100 cm. de tela en 140 cm. de ancho y 100 cm. de tela en contraste para el borde, ésta última era tejido de vestir y tenía en su composición elastano.
* Lo primero que hice para conseguir la forma del borde, aquí no podía poner papel, fue centrar la tela lisa sobre el cabecero y con alfileres marcar la forma y las costuras de las dos esquinas del borde superior.




* Una vez hecho esto y sobre la mesa recorté la tela sobrante dejando 1,5 cm. de margen de costura.
* Realicé la misma operación en los laterales.


* He cosido los dos laterales a la pieza central del cabecero, guiandome por los alfileres.





* He confeccionado un vivo con la misma tela lisa y con el prensatelas para cremalleras, cortando tres tiras de tela de unos tres cm. de ancho.



* He cosido el vivo forrado en todo el contorno interno de la pieza exterior del cabecero.


* He preparado la parte central del mismo modo que los laterales, aunque en esta zona podía haber trazado el patrón de la misma sobre papel.


* Una vez cosida la parte central, sobrehila y cose cinta de velcro en todo el contorno de la funda, así como en las costuras de las uniones de la parte lisa y de listas.


* En el cabecero he puesto velcro con grapas delante y en la parte trasera del mismo.


 * Ya solamente queda ajustar la funda, de esta forma la puedes lavar siempre que lo necesites.

Otras ideas en fundas y cabeceros:



 

www.espaciodeco.com


Tan fácil cómo poner unos lazos en los costados del cabecero.

Cómo hacer un cabecero